Las plazas kársticas

Nada más conquistar la cima del monte Antíthesis se dibuja una angosta plaza. Pese abrupto, es desde antaño único espacio público en el que tan escarpado paisaje se permite ser plaza. Todo allí es incómodo, pero sólo es allí donde todos caben. Las estrecheces hacen que el roce incomode, que los olores nos distingan y los alientos nos perturben. Olvidamos que, a fin de cuentas, todos rozamos, todos olemos…todos alentamos. Falsamente extraños en nuestra propia casa, somos incapaces de atisbar que todos somos viajeros, y que nuestra mochila carga víveres comunes.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: